Extracto de texto de Enrique Badaro Nadal - Montevideo Uruguay

Rodrigo Zorrilla artista de la impresión visual

 

la obra de este artista nacional es siempre cautivadora y pone en sus telas el hermetismo necesario para que el observador investigue, busque y analice; que finalmente llegue  a la profundidad de su planteo.

 

RZ, genera retratos abstraídos de la descripción literal, la organización de la tela se nos ofrece como una construcción potente, incisiva y llena de preguntas.

La mancha, como  instrumento fundacional  de  su lenguaje nos envuelve en un sinnúmero de posibilidades, sin embargo en la observación detenida, reflexiva ,vamos recomponiendo las personalidades de los retratados.

 

A veces intuimos la forma, la recepción del objeto representado detrás de la bruma expresiva del color y de sutiles organizaciones geométricas. A veces solo nos queda el nombre del retratado, como si el poder mágico del nombre nos tradujera historias, anécdotas, silencios y acciones.

 

Extracto Critica Julio Portela - Buenos Aires - Argentina
 
... En general en las distintas pinturas creímos encontrar plasmado el concepto de expresionismo abstracto que lentamente abarco todo el espacio de la pintura no figurativa y no geométrica en Estados Unidos, mas precisamente en Nueva York como un fenómeno propio englobado en las criticas de arte de importantes muestras de la década de los "50" en ese pais.
Asimismo los espacios en las obras de Rodrigo  se ordenan en una red difícil  de desenredar, integrada por manchas a la manera de Jackson Pollok que nos atrapan por su colorido y ritmo, desechado la anarquía aparente del conjunto.
Quizás nos resulte difícil llegar a determinar a quien pertenece el retrato si no utilizamos las cartelas explicativas. Quizás no podamos aceptar que la representación por lineas , manchas y hasta puntos nos hablen de la vida de estos personajes. Todo ello pertenece al intelecto del artista, que los ha concebido con esas formas, por tratarse de investigaciones o referencias propias.
Lo que si debemos reconocer es la utilización del espacio y el colorido armónico adoptado, que transforma "nuestros retratos" en visiones gratamente aceptables a nuestros sentidos.
Critica Becho Echedo - San Jose de Mayo - Uruguay
Imaginamos a Rodrigo Zorrilla de San Martin antes que nada como un creador serio en el sentido que su obra es expresión sensible de un proceso meticuloso de elaboración intelectual y técnica. Parece incorporar al acervo informalista un hilo conductor de orden estético ; La original realización de un motivo milenario: El Retrato.
Porque lo acostumbrado es ver una representación imitativa de rasgos del modelo y se ha llegado a hablar de "penetración psicológica"  cuando algunos de esos rasgos son acentuados en uno u otro sentido. Siempre media una alusión al parecido  o la evocación que esa figura  insinúa del modelo.
Lo que nos parece destacable del aporte de Zorrilla es su intento de retratar partiendo  de su interioridad hacia la interioridad del retratado. Quizás aun, tampoco es novedoso esto en el arte: ¿ Como, por ejemplo podemos imaginar un retrato de Cristo, o de Colon, o de Artigas, o de Espartaco, si no  es a través del "viaje" de interior a interior del aludido y el creador?
La  peculiaridad de la obra de Zorrilla reside en hacerlo valiéndose de la herramienta del informalismo. Que por añadidura nos despierta reflexiones de tinte filosófico acerca de un tema que ha determinado el pensamiento de la humanidad desde sus comienzos como tal: La muerte o el sentido de la vida.
¿No es mucho mas elocuente, profundo y expresivo este retrato de Quiroga, que nos ofrece el pintor, que las fotografías que de el conocemos?
 ¿Quien dijo que un retrato es un parecido de rasgos y no en cambio una traducción de vivencias concretadas en un gesto, un chorro de pintura?
Esas manchas, superpuestas, interactivas, dinámicas, aleatorias... Esos trazos  insinuados, indefinidos, afirmativos, premeditados.... En el contexto del marco limitador, de un plano que condiciona, de una referencia nominal ¿No se parecen a la vida? ¿No es nuestra vida otra cosa que una sucesión de etapas que se modifican  e inter-influyen? ¿No iniciamos el camino en una mancha de esperma? ¿Y no aplicamos la ultima mancha cuando hemos agotado los limites  del cuadro? Y, por fin, ¿No pretendemos que al menos ese cuadro figure junto al resto, en la gran exposición de la sociedad y la historia?